sábado, 13 de junio de 2009

El mandado





De morro vivía cerca de un mercado y tenía que ir por lo menos 3 veces al día, por las tortillas, por la carne, etc. Mi problema era cuando me mandaban por el epazote, el cilantro o el perejil -nunca entendí la diferencia- para mí todos eran pasto; recuerdo que me regañaban porque siempre traía lo que no era.
Esta pintura me recuerda a esos momentos en los que las madres o abuelas van al mercado planeando el menú del día para la familia.

6 comentarios:

checo_motoneta dijo...

esta muy buena tu chamba, mas que nada la tecnica y estilo (las texturas muy buenas).
Igual yo siempre he tenido y sigo teniendo pedos entre el cilantro y el perejil.

F dijo...

eres grande, ciler, siga el buen trabajo.

Dana Blanco: The Girl with the Parkinglot Eyes dijo...

Pre-cio-so!

el diseñante dijo...

pero que buena chamba !! seguro llevo buen rato !
vientos
saludos

paulina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Uriel dijo...

Mi broda!!!!....se de lo que hablas!!!...me da envidia cabron que yo hacia lo mismo...La raiz!!!.....Yeah!!!....Uriel